Las pérgolas son una solución arquitectónica y de diseño que contribuye a la mejora de espacios al aire libre para su aprovechamiento el mayor tiempo posible sin importar las condiciones climáticas.

Las pérgolas son una extensión de la vivienda o local que deben, además de dar cubierto a una zona puntual, integrarse de forma estética con la construcción para hacer de esta un conjunto visualmente más agradable.

Dependiendo de las necesidades, el tamaño de la zona a cubrir y las condiciones climáticas se puede elegir un tipo de pérgola u otro, claro, también hay que tener en cuenta qué inversión quieres hacer.

Según lo que busques en el mercado puedes encontrar pérgolas de diferentes tipos, las comunes de estructura de madera, con estructura de aluminio y recientemente las pérgolas bioclimáticas.

¿En qué se diferencias los porches o pérgolas tradicionales de las bioclimáticas?

Como te veníamos diciendo, hay diferentes tipos de pérgolas, de madera, de aluminio y bioclimáticas, cada una de estas tienes unas características diferentes que se ajustan a las necesidades y gustos de cada usuario.

Te lo contamos:

Pérgolas de madera

Son estructuras clásicas hechas con columnas de madera sobre las que reposa una estructura reticular de vigas, con el fin original de dar sombra, el techo de estas puede ser de madera, lona, teja o incluso vegetación, requiere un mantenimiento regular para evitar que la madera se deteriore.

Este tipo de pérgolas se suele aprovecharse para permitir que plantas trepadoras crezcan sobre la estructura y se aprovecha la sombra que ofrece el follaje de las propias plantas.

Pérgolas de aluminio

Son una estructura de aluminio con techo de lona que sirve para dar sombra y cubrir de la lluvia, en Beljemi contamos con varios tipos de pérgolas de aluminio según las necesidades de tu espacio.

La principal característica de este tipo de pérgolas es su material de construcción, el aluminio, que la hace más ligera y resistente a las condiciones climáticas y el paso del tiempo. Requiere poco mantenimiento y lo que más puede deteriorarse es el techo de lona que deberá ser cambiado cada tanto tiempo, en condiciones óptimas como mínimo 10 años.

Pérgolas bioclimáticas

Son la evolución de las pérgolas de aluminio e incorporan técnicas de arquitectura bioclimática y desarrollos tecnológicos que ayudan a conseguir espacios más confortables, mayor durabilidad y ahorro de esfuerzos y tiempo.

Sus principales características son el techo de lamas u hojas de aluminio que se gradúa de 0 a 90 grados para permitir la entrada de luz y ventilación, lo que permite conseguir espacios con temperaturas más agradables.

Las lamas se cierran herméticamente para evitar el paso de agua, en caso de lluvia, nieve o granizo. En temporada de calor las lamas abiertas permiten una mejor circulación del aire evitando el efecto invernadero. Esta, las lamas, se accionan a través de un mecanismo eléctrico que se puede controlar desde un mando a distancia, un cuadro de mandos o una aplicación móvil.

Por otra parte, cuenta con sistemas de desagüe que no permiten que se acumule agua en el techo, esto ayuda a evitar que la pérgola se deteriore y el agua caiga en la zona cubierta.

Por tanto, las pérgolas bioclimáticas son la opción más completa, confortable y duradera de este tipo de estructuras.

¿Qué ventajas tiene una pérgola bioclimática?

Las pérgolas bioclimáticas ofrecen algunas ventajas interesantes respecto a los demás tipos de pérgolas que las convierten en una opción con mejores prestaciones en la optimización de espacios y revalorización de viviendas y negocios.

  • Son un producto de vanguardia que incorpora materiales de alta calidad y tecnología de punta que la convierte en la opción moderna y resistente que se ajusta a todo tipo de espacios y construcciones.
  • Contribuye a generar un mayor confort al permitir regular la cantidad de luz solar que puede pasar al graduar las lamas, incluso, hay modelos que permiten que las lamas se recojan completamente a un extremo de la pérgola. Esto permite conseguir temperaturas más confortables según se desee en cada momento.
  • Su techo con cierre hermético permite que se disfrute del espacio incluso cuando llueve o nieva, si la pérgola tiene cierre perimetral se puede disfrutar en cualquier momento y estación del año.

¿Qué tal una bebida caliente mientras ves una nevada desde el jardín de tu casa?

¿Con qué materiales se fabrican las pérgolas bioclimáticas?

Como hemos mencionado líneas arriba, las pérgolas bioclimáticas están hechas de aluminio, un metal muy ligero y resistente, lo que garantiza su durabilidad por más tiempo.

Este material está presente tanto en la estructura como en el techo de la pérgola lo que permite garantizar su duración, sin necesidad de cambiar elementos o hacer manteamientos costosos cada tanto tiempo.

Si buscas una pérgola bioclimática en Belejemi te podemos ayudar. Contáctanos y te hacemos un presupuesto a medida.