Toldo de brazos invisibles

Un toldo de brazos invisibles, también conocido como toldo de brazos extensibles, está preparado para proteger espacios descubiertos como balcones, terrazas o jardines. Se trata del diseño más tradicional y, entre otras ventajas, destaca por su fácil adaptación a las diferentes necesidades del usuario en función de las cualidades del espacio y de la zona en cada momento.

La estructura del toldo está compuesta por un tubo de enrolle, dos brazos móviles, una barra de carga y una lona. Este resistente herraje de aluminio lacado cuenta con dos brazos articulados que se encargan de hacer posible el despliegue y la recogida de la lona, así como su nivel de inclinación al estirarse y encogerse sobre sí mismos. De esta manera, te permite controlar tanto el tamaño como la extensión de la sombra creada por el toldo. La robustez del conjunto proporciona una gran estabilidad y firmeza.

Para saber identificar qué es un toldo de brazos invisibles debes atender a su diseño, el cual está pensado para ocultar los brazos extensibles del toldo cuando la lona se encuentra extendida. De este modo, se consigue una apariencia limpia y cuidada de la fachada donde permanece instalado. Además, en Beljemi ofrecemos este modelo en una amplia gama de tejidos (acrílico, acrílico resinado, screen, PVC y Green) y colores, con opción a añadir un faldón con la forma y la largura que tú elijas. 

En cuanto a su sistema de accionamiento, puede ser manual o motorizado, ya que es posible ponerlo en funcionamiento mediante una manivela o con un mando a distancia.

Un toldo de brazos invisibles, también conocido como toldo de brazos extensibles, está preparado para proteger espacios descubiertos como balcones, terrazas o jardines. Se trata del diseño más tradicional y, entre otras ventajas, destaca por su fácil adaptación a las diferentes necesidades del usuario en función de las cualidades del espacio y de la zona en cada momento.

La estructura del toldo está compuesta por un tubo de enrolle, dos brazos móviles, una barra de carga y una lona. Este resistente herraje de aluminio lacado cuenta con dos brazos articulados que se encargan de hacer posible el despliegue y la recogida de la lona, así como su nivel de inclinación al estirarse y encogerse sobre sí mismos. De esta manera, te permite controlar tanto el tamaño como la extensión de la sombra creada por el toldo. La robustez del conjunto proporciona una gran estabilidad y firmeza.

Para saber identificar qué es un toldo de brazos invisibles debes atender a su diseño, el cual está pensado para ocultar los brazos extensibles del toldo cuando la lona se encuentra extendida. De este modo, se consigue una apariencia limpia y cuidada de la fachada donde permanece instalado. Además, en Beljemi ofrecemos este modelo en una amplia gama de tejidos (acrílico, acrílico resinado, screen, PVC y Green) y colores, con opción a añadir un faldón con la forma y la largura que tú elijas. 

En cuanto a su sistema de accionamiento, puede ser manual o motorizado, ya que es posible ponerlo en funcionamiento mediante una manivela o con un mando a distancia.

Ventajas de un toldo de brazos invisibles

  • Material lacado y de alta calidad
  • Resistencia
  • Estabilidad
  • Fácil instalación
  • Regulación de altura e inclinación
  • Apariencia discreta (los brazos no se ven una vez desplegada la lona)
  • Larga vida útil (más del doble que otros modelos)
  • Posibilidad de incorporar cofre
  • Posibilidad de incorporar motor
  • Posibilidad de incorporar un sensor de viento y sol en los modelos motorizados
  • Disponible en varios tejidos y colores
  • Adaptable a múltiples espacios
  • Posible instalación en pared, techo o entre paredes

Cómo instalar un toldo de brazos invisibles

El lugar de instalación de un toldo de brazos articulados puede llevarse a cabo en techo, pared o entre paredes. Para ello es necesario tomar diversas medidas que te indicarán cuál debe ser el tamaño exacto de tu toldo:

  • El ancho total del espacio a cubrir. 
  • Cuánto quieres que mida el toldo desplegado (la salida del toldo desde la pared hasta el perfil delantero).
  • La inclinación del toldo que deseas cuando esté desplegado (entre 5º y 70º)
  • Distancia desde el suelo hasta el techo o punto de la pared donde va anclado el toldo. 
  • Comprueba el ancho, el alto y el fondo que ocupará la estructura.

Ahora que ya sabes qué es un toldo de brazos invisibles y cómo instalar un toldo de brazos invisibles, es importante que seas consciente de que tanto las cualidades como la orientación del espacio determinarán si este es el modelo de toldo que necesitas.