A veces menos es más. Lograr la máxima expresión de un espacio a través de elementos mínimos es la clave para erigir un espacio que destaque por su renovado y metódico diseño sin recargar el ambiente. En esta línea, las formas verticales de los elementos arquitectónicos y decorativos contribuyen a dar una apariencia más actual con un aire sofisticado en todos nuestros espacios. 

Las cortinas verticales y los paneles japoneses están compuestos por largas lamas que cuelgan de un cabezal en posición vertical para regular el paso de la luz a una estancia y aportar una mayor o una menor privacidad según las circunstancias del momento. Son la mejor alternativa para cubrir grandes ventanas o puertas corredizas de un hogar, una oficina, un escaparate o un establecimiento de restauración.

Una de las ventajas de esta clase de visillos es el tipo de recogida que puedes seleccionar, ya que las lamas se pueden agrupar a la izquierda, a la derecha o ambos lados de la ventana. En el caso de los paneles japoneses, para que sus lamas se abran hacia los dos lados a la vez es necesario que consten del mismo número de lamas a izquierda y derecha.

Ambos se instalan de manera sencilla tanto en la pared como en el techo.

El accionamiento tanto de un panel japonés como de una cortina vertical es manual a través de un cordón cadena colocado a la izquierda o a la derecha de la ventana. En Beljemi también ofrecemos la posibilidad de que el mecanismo sea motorizado bajo presupuesto. 

A veces menos es más. Lograr la máxima expresión de un espacio a través de elementos mínimos es la clave para erigir un espacio que destaque por su renovado y metódico diseño sin recargar el ambiente. En esta línea, las formas verticales de los elementos arquitectónicos y decorativos contribuyen a dar una apariencia más actual con un aire sofisticado en todos nuestros espacios. 

Las cortinas verticales y los paneles japoneses están compuestos por largas lamas que cuelgan de un cabezal en posición vertical para regular el paso de la luz a una estancia y aportar una mayor o una menor privacidad según las circunstancias del momento. Son la mejor alternativa para cubrir grandes ventanas o puertas corredizas de un hogar, una oficina, un escaparate o un establecimiento de restauración.

Una de las ventajas de esta clase de visillos es el tipo de recogida que puedes seleccionar, ya que las lamas se pueden agrupar a la izquierda, a la derecha o ambos lados de la ventana. En el caso de los paneles japoneses, para que sus lamas se abran hacia los dos lados a la vez es necesario que consten del mismo número de lamas a izquierda y derecha.

Ambos se instalan de manera sencilla tanto en la pared como en el techo.

El accionamiento tanto de un panel japonés como de una cortina vertical es manual a través de un cordón cadena colocado a la izquierda o a la derecha de la ventana. En Beljemi también ofrecemos la posibilidad de que el mecanismo sea motorizado bajo presupuesto. 

Diferencia entre cortina vertical y panel japonés

Giro de las lamas

Mientras las hojas de un estor vertical giran sobre sí mismas, permitiendo el paso de la luz en una estancia con distintos grados de penetración, las lamas de un panel japonés no pueden realizar este movimiento.

Medidas

El alto de cada lama del estor vertical se fabrica a medida, pero la medida del ancho está predeterminada y solo se confecciona en 89 mm o 127 mm (en el caso de ser de aluminio o PVC solo es posible en 89 mm). En el panel japonés es posible elegir tanto la altura como la anchura de cada lámina.

Enganche al cabezal

Las lamas del estor vertical se enganchan, como si de una percha se tratara, a través de una pieza que se desliza por el carril. El panel japonés, por su parte, consta de un riel que, a su vez, cuenta con entre 2 y 5 vías por las que se deslizan los portatelas en los que se encaja cada lama mediante un sistema de velcro.

Mecanismo

Las lamas de un estor vertical se mueven por un mismo carril de aluminio. Por su parte, cada lama del panel japonés se acopla a un portatela que se desplaza por una de las vías del riel. De este modo, una vez cerrado el cortinaje, las hojas de las cortinas verticales se suceden mientras que las de los paneles japoneses quedan superpuestas entre sí.

Tejido

Las cortinas verticales pueden fabricarse en cinco tipos de materiales con diferentes composiciones y niveles de transparencia (screen, opaco, traslúcido, aluminio o PVC) mientras que los paneles japoneses pueden confeccionarse en tres tejidos (screen, opaco o translúcido).

Los estores verticales y los paneles japoneses son visillos muy versátiles que aportan diferentes estilos a una estancia. Una cortina vertical reviste el espacio de elegancia y profesionalidad, mientras que un panel japonés combina el minimalismo con un diseño moderno proporcionando un toque oriental. La sencilla adaptación de este tipo de cortinaje a cualquier lugar crea ambientes contemporáneos y únicos.