Todo el mundo asocia los toldos y las pérgolas con el verano y los días de sol. Sin embargo, tienen una función mucho más extendida, pudiendo aprovecharnos de sus ventajas durante todo el año.

Empieza la temporada de frío y queremos seguir disfrutando de nuestras terrazas. Instalar un toldo nos protege de las condiciones meteorológicas adversas que llegan con la entrada del otoño y durante todo el invierno.

No solo es una gran opción para tu jardín, si tienes un negocio tal como un bar o restaurante, la instalación de un toldo te proporcionará un plus a la hora de atraer a los clientes. Además, para mantener el calor en tu terraza es recomendable optar por estufas que ayuden a mantener un ambiente cálido y agradable. ¡Tus clientes te lo agradecerán!

Existen una gran variedad de toldos adaptados para cada situación: los hay resistentes a la lluvia, al viento e impermeables. Dependiendo del lugar en el que tengamos pensado instalar el toldo, será preferible uno u otro. Eso sí, es importante tener en cuenta si el toldo cuenta o no con las características adecuadas para hacer frente a los fuertes vientos y las heladas propias de estas estaciones, ya que si no es así pueden llegar a dañarse y ser irreparables.

Beneficios de instalar un toldo en invierno

  • Temperatura óptima. Los toldos evitan que el frío de fuera se introduzca en el interior de la terraza, lo que mantendrá el calor y una temperatura óptima.
  • Protege el mobiliario. Podrás dejar las sillas o las mesas en la terraza sin temor a que se vean afectadas. Ya no será necesario que los guardes al finalizar el día, pues el toldo protegerá su estructura y además alargará su durabilidad gracias no solo a que los protege de la lluvia y el viento, sino también de los rayos solares.
  • Intimidad. Sobre todo si se trata de un toldo para el hogar, podremos comer o tomar algo sin las miradas ajenas de los vecinos, proporcionándonos un ambiente más íntimo y familiar.
  • Terraza los 365 días del año. Ya no será necesario que te despidas de tu terraza al finalizar el verano, el toldo adecuado te permitirá disfrutar de ella en cualquier momento del año.
  • Estética. No solo te protegerá de las condiciones meteorológicas propias del invierno, también dotarás a tu terraza de un atractiva, aportándole un valor añadido y transmitiendo la esencia del lugar.

Proteger un toldo de la lluvia

Una limpieza periódica del toldo evitará que se vea dañado por las bajas temperaturas y los fuertes vientos. Haz un seguimiento regular para prevenir cualquier desperfecto, ya sea en la propia tela como en el mecanismo. 

La humedad es la peor enemiga de tu toldo, por tanto mantenerlo seco es fundamental para evitar problemas con la propia tela, como la aparición de grietas. Espera a que se seque o acelera el proceso tú mismo antes de guardarlo. Se deben recoger una vez estén totalmente secos para conservar su estética y funcionalidad.

Echa un ojo a los herrajes del toldo para garantizar un buen mantenimiento y evitar que se oxiden. No solo la lona es importante, sino también los propios mecanismos que la hacen funcionar. ¡Tenemos que cuidar todo en su conjunto!

Previsión de la meteorología para adelantarse y estar pendientes ante cualquier adversidad que pueda poner en riesgo la vida de nuestro toldo. Si los vientos superan los 35 km/h es recomendable recogerlo, ya que muy probablemente provoquen una lluvia intensa o granizo, causando daños irreversibles en la lona.

En beljemi.com te ofrecemos una gran variedad de toldos adaptables a cualquier situación y para cualquier espacio al mejor precio y fabricados a medida. ¡Ponte en contacto con nosotros y te asesoramos ante cualquier duda!

Producto agregado a la lista de deseos

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación, si continúa navegando aceptará el uso, puede consultar más información en este enlace.